La píldora de emergencia

Por: Dra. Adriana Alcaraz Muñúzuri

La tradición en la educación sexual ha cambiado de forma radical en relación con la experiencia que tuvieron nuestros padres como padres y antes como jóvenes y niños, todo esto respaldado por los cánones morales moldeados a través de la religión, la cultura y la sociedad.

Sin embargo vivimos una realidad; el inicio de la vida sexual a edades tempranas, promiscuidad, enfermedades de transmisión sexual , embarazos no deseados y violencia sexual. Es por ello que se requiere una revolución en la educación, se debe romper con el círculo vicioso en que los padres no saben nada de sexualidad, salvo anécdotas de su experiencia personal; romper con la creencia de que no tienen nada que decir o tienen miedo de hablar del tema con sus hijos. Lo mismo pasa con la mayoría de las instituciones educativas.

Dichos antecedentes no conducen a ningún crecimiento espiritual o a la plenitud total del ser humano a través de una experiencia consiente y responsable. Existe la necesidad de reemplazar en las personas la antigua creencia de "todos los hijos que Dios les mande” por “todos los que responsablemente se quiera y pueda tener” Gracias a la información y al interés de las personas por organizar su vida y buscar la plenitud en varios ámbitos, más de la mitad de las mujeres en edad fértil del mundo usan anticonceptivos, lo cual es casi tan cotidiano como el consumo de pan. Después de varios tramites de tipo científico y administrativo, se instala en México la píldora del día después o la anticoncepción de emergencia y se respalda a través de la norma oficial en planificación familiar y en la norma oficial en relación a la violencia sexual.

Es evidente la falta de información sobre ésta, creando polémica y hasta conflictos religiosos, por ello enlisto los mitos de la píldora del día después.

Mito1: Es 100% efectiva La píldora del día después no es ciento por ciento eficaz: por ejemplo, si tiene que prevenir 16 embarazos, sólo lo hace en 10 casos. Si fuera ciento por ciento eficaz, necesariamente tendría que ser abortiva. La razón de que no previene todos los embarazos es porque sólo los previene cuando se toma antes de la ovulación.

Mito 2: Mata al embrión La píldora no sirve para nada si el embrión ya se formó. En todo caso, antes de la implantación, el embrión es un puñado de células que tiene un tremendo potencial de desarrollo. Es la creación de la vida en su máxima expresión

Mito 3: Es abortiva La píldora tiene dosis altas de una hormona llamada progestina, que en algunos casos se utiliza para ayudar a que el embarazo no se pierda en etapas precoces, pero sí interfiere con la salida del óvulo desde el ovario. Por eso hay que usarla lo antes posible luego de la relación sexual.

Mito 4 : Requiere receta medica La única razón de darla con receta médica es asegurarse de que la usuaria reciba información sobre su uso. Hoy la gente de menos recursos tiene más facilidad para conseguirla, de hecho el Servicio Nacional de Salud la provee. Aquí el problema está en que tiene horario de oficina y si se requiere en fin de semana o por la noche, hay que recurrir a la farmacia.

Quisiera hacer énfasis en que es un método de emergencia y no de anticoncepción, su uso debe ser con responsabilidad y si se utiliza frecuentemente puede ocasionar efectos secundarios indeseables.

NOTA: Artículo apoyado en la Entrevista de la revista Paula al Dr. Horacio Croxatto.

En Hospital Papagayo, te cuidamos como en casa...