Nutrición en el embarazo

Por: Dra. Adriana Alcaraz Muñúzuri

No es lo mismo engordar que subir de peso. El éxito está en conocer un poco de nutrición, ingerir alimentos de alto contenido nutrimental y poco contenido graso o calórico; así lograremos no saturar los depósitos energéticos y de grasa, sino que los nutrientes se aprovechen de manera óptima.

El consejo nacional de investigación recomienda un consumo diario de entre 2750 a 2500 calorías durante la gestación, repartidas en 3 comidas y dos colaciones para mantener un aporte constante de proteínas (hasta 80 gr diarios).

Si la mujer está acostumbrada a una dieta variada en lácteos, verdura, fruta, cereales y carne no tendrá dificultades durante su embarazo.

La dieta debe estar repartida de la siguiente manera:

Primer trimestre Resto del embarazo Proteínas 15% 17% Grasas 30% 30% Carbohidratos 55% 53%

Se considera una dieta saludable cuando se concentra principalmente en frutas, verduras, granos integrales y productos lácteos libres o de bajo contenido graso; incluye carnes magras, aves de corral, pescado, alubias, huevos, nueces y contiene pocas grasas saturadas, colesterol, sales (sodio) y azúcares agregadas.

Durante la gestación, el aumento de peso representa aproximadamente entre el 15% y 18% del peso normal de la mujer (si comenzó su embarazo con 60 kilogramos, el peso promedio al finalizar oscilaría entre los 69 y 71 kilogramos, es decir una aumento entre 9 y 11 kg).

Solemos observar que en los primeros tres meses el peso se estabilice o bien aumente un poco. La alimentación en este período no reviste tanta importancia como en las subsiguientes. Incluso es probable que el apetito disminuya, ésto tiene relación con la aparición de nauseas y vómitos del embarazo. Este déficit se puede compensar con el aporte externo de ácido fólico.

En los tres meses siguientes la curva realiza un moderado ascenso y la alimentación requiere especial atención. Puede ocurrir en este momento que el apetito aumente de una forma casi voraz. Éste es el momento en que la madre debe buscar su equilibrio, estar controlada en su alimentación para prevenir trastornos posteriores y empieza a hacer reservas alimentarias para los últimos meses del embarazo, parto y la lactancia. Acumula energía y genera reserva de proteínas para el final de la gestación. Hay preferencia por algunos alimentos en especial.

En los últimos tres meses, la curva de aumento experimenta un fuerte ascenso hasta de 500 gr por semana, hay mayor retención de líquidos además se requiere una gran aporte de sustancias nutritivas, en especial proteínas, ya que es el pico máximo de crecimiento y desarrollo del bebe.

En los últimos 15 días la curva prácticamente se aplana, se acerca el fin del embarazo. Hay que mantenerse lo más relajado y tranquila posible, se acerca una nueva vida.

En Hospital Papagayo, te cuidamos como en casa...