Cuidado con el sol

No debes exponerte demasiado tiempo, es ideal que concurras en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. No te expongas directamente a los rayos de sol. Los primeros días es conveniente que utilices en el cuerpo y la cara una crema con factor protector alto (35 para arriba), y en los días siguientes ir decreciendolo.
Si la temperatura es sofocante no es conveniente que te quedes, es preferible ir a algún lugar fresco a descansar y volver cuando la temperatura haya descendido.

Los alimentos y bebidas

Sólo ingiere alimentos que tengas la seguridad que han sido bien
refrigerados. Y agua que tengas la seguridad que es potable.

Las caminatas

Se recomienda hacerlas sólo a horas muy tempranas de la mañana o tarde en el ocaso, caminado por arena firma (cerca de la orilla) y no en arena ceca en que demanda una mayor esfuerzo es posible que tu panza se contraiga. Detente a descansar toda vez que sientas que lo necesitas.

El mar

No se recomienda nadar donde no hagas pie, aunque seas buena nadadora, porque la embarazada está expuesta frecuentemente a calambres en las piernas y esto puede colocarte en situación de riesgo. Hay que tener cuidado con las olas grandes y fuertes, y asegurarse de que no golpeen tu panza.

Los deportes playeros

Cuidado con la sobreexigencia. No participes en juegos competitivos el afán por ganar puede llevarte a cometer excesos que perjudiquen tu embarazo

En Hospital Papagayo, te cuidamos como en casa...